U. Mayor recibirá fondos ANID para la transformación curricular de sus carreras científicas

La institución fue seleccionada en el concurso “Ciencia e Innovación para el 2030” que apoya la implementación de planes estratégicos que fomentan el I+D+i+e, a través del desarrollo de estas capacidades en el estudiantado. El fondo fue adjudicado en conjunto con otras tres universidades y será financiado con casi $3 mil millones.


Un nuevo proyecto, con la mirada puesta en el futuro de la educación superior y su contribución al país, fue adjudicado a la Universidad Mayor por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), a través de la convocatoria “Ciencia e Innovación para el 2030. Etapa 2: implementación de plan estratégico”.

La iniciativa es un proyecto conjunto con la Universidad de Atacama, la Universidad de Tarapacá y la Universidad Autónoma de Chile, enfocado desde los territorios, con perspectiva de género y mirada público-privada.

La Dra. Nicole Trefault, vicerrectora de Investigación de la U. Mayor, explicó que el propósito de la convocatoria es “ayudar a las universidades para que realicen transformaciones en las facultades de ciencias, que les permitan incorporar elementos de investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento en las estructuras curriculares de las carreras que imparten”.

El monto total adjudicado asciende a $2.949.807.000, lo que implica recursos extraordinarios para implementar el plan estratégico de la Universidad. “Estos son fondos importantes — señaló la Dra. Trefault — ya que ninguna universidad tendría la capacidad para implementar un plan de esta envergadura en seis años sin estos recursos”.

 

Áreas foco 

La adjudicación de este proyecto fue destacada por la Dra. Trefault como una excelente oportunidad para incorporar algunas iniciativas señaladas prioritarias a nivel institucional, como por ejemplo mallas curriculares que tomen en cuenta en una medida más amplia a la industria y los sectores productivos.

“Las universidades históricamente abordan sus procesos formativos con la mirada puesta hacia adentro y nos cuesta conectar con lo que ocurre afuera de las universidades, que es donde tenemos que hacer que nuestros estudiantes generen beneficios”, comentó la Dra. Trefault.

 Para superar esta limitante, el proyecto compromete desarrollar en el estudiantado de pregrado y postgrado capacidades de investigación y desarrollo que promuevan el pensamiento crítico, trabajo en grupo, análisis de problemas, la búsqueda de soluciones y adecuación a contextos en todos los sectores productivos del país.

“Las debilidades más importantes que tenemos como país es que nuestra formación a todo nivel es un poco anticuada y que no ha dado cuenta de lo importante que es para el desarrollo sostenible que ese tipo de habilidades las puedan incorporar los estudiantes y podamos pasar a una economía del conocimiento”, dijo la vicerrectora.

La iniciativa busca también ayudar a disminuir las desigualdades regionales en investigación, transferencia tecnológica e innovación enfocándose en las regiones de Arica y Parinacota, Atacama, Metropolitana, Maule y La Araucanía.

A través de este proyecto además se capacitará al cuerpo académico para aportar a la formación de las competencias de investigación e innovación; aumentará el número de académicas investigadoras, y promoverá el liderazgo femenino en I+D+i+e.

El proyecto involucra además la creación de una red interuniversitaria, a través de la cual las instituciones participantes podrán compartir capacidades y experiencias en todas las etapas de la transferencia del conocimiento y tecnología a la sociedad.