5 / 04 / 2017

Modificaciones al Sename


Daniela Godoy, investigadora y académica de la Escuela de la Salud Pública de la Universidad Mayor

Carta publicada por La Tercera el 5 de abril de 2017 

Señor director: Comparto el diagnóstico de la problemática del Sename descrito en editorial reciente: la cuestión no se resolverá separando el organismo en nuevos servicios con prometedores nombres. Es en el cambio de mentalidad, con altos estándares de exigencia, fiscalización eficiente y correcta focalización de recursos, donde está el foco del tema.

Sin embargo, debemos ser cuidadosos a la hora de leer las cifras.

Efectivamente, el 3 de octubre la directora reconoció la responsabilidad del servicio en la muerte de 865 menores, pero, como señala el mismo informe, si se agregan los mayores de edad discapacitados y quienes cumplieron 18 años mientras se mantenían en residencias o programas ambulatorios, la cifra haciende a 1.313 muertos.

Si queremos transformar la cultura y el futuro de los niños, comencemos diciendo las cosas como son: el 50% de la población penal y el 25% de los quienes viven en situación de calle estuvieron bajo la "protección" Sename, servicio que pese a tener un presupuesto anual de $ 15.000 millones, es responsable de la muerte de 1.313 personas en los últimos 11 años.

Tomás Guevara Agüero Presidente Fundación Sembrar Futuro Señor director: Tras numerosas y graves denuncias de violación de derechos en centros del Sename, y a más de ocho años desde que se comenzó a trabajar en la propuesta de reestructuración, la firma de un nuevo proyecto de ley nos hace recobrar las esperanzas. Esta iniciativa propone crear dos servicios: el Servicio de Protección Especial de Derechos de la Niñez en el Ministerio de Desarrollo Social, que se encargará de los niños vulnerados en sus derechos; y el Servicio de Responsabilidad Penal Adolescente en el Ministerio de Justicia, que administrará el sistema de los menores de edad que son infractores de ley. Sin embargo, una nueva institucionalidad no implica necesariamente la protección real de los derechos de los menores.

El informe del Sename da indicios de que la tasa de mortalidad de los niños, niñas y adolescentes institucionalizados es bastante mayor a la tasa de mortalidad en la población general en este rango de edad.

Si bien todavía no es muy precisa la información del nivel de vulneración del derecho a la salud, la situación descrita en las denuncias y el informe, constituyen una razón poderosa para crear una nueva institucionalidad que considere un sistema de registro y monitoreo de la situación de derechos y de salud de los niños y niñas que viven en centros del Sename.

La vulneración de derechos es crítica. Si no se le otorga urgencia al proyecto, ni se incluye el sistema de derechos, no se avanzará en el cumplimiento real de las garantías de los niños que más lo requieren.

Daniela Godoy Académica Escuela de Salud Pública Universidad Mayor

Ver carta completa